FRIO Y CALOR

  • Instalaciones de climatización
  • Biomasa
  • Geotermia
  • Aerotermia

 

 

Instalación Geotérmica para Agua Caliente Sanitaria

A diferencia de la mayoría de las fuentes de energía renovables, la geotérmica no tiene su origen en la radiación del Sol sino en la diferencia de temperaturas que existe entre el interior de la Tierra y su superficie.


En países del Norte de Europa y América, dónde los inviernos son muy fríos, se recurre a técnicas de intercambio geotérmico que utilizan circuitos cerrados de agua con anticongelante, instalados en sondeos poco profundos junto con bombas de calor para satisfacer las necesidades de calefacción, refrigeración y producción de ACS (Agua Caliente Sanitaria) tanto en viviendas unifamiliares como en edificios comerciales.
 
Las bombas de calor geotérmicas utilizan la temperatura estable del terreno como fuente de calor para calentar edificios en invierno y como colector para refrigerarlos en verano.



El calor terrestre es una fuente de energía duradera para la producción de calor y de electricidad, que no depende de las condiciones climatológicas, de la estación anual, del momento del día ni del viento. La diversidad de temperaturas de los recursos geotérmicos permite un gran número de posibilidades de utilización.
 
La energía geotérmica representa una respuesta local, ecológica y eficiente para reducir costes energéticos.

 

Las instalaciones que emplean bombas de calor geotérmicas para calefacción, refrigeración y producción de ACS sólo consumen energía eléctrica para el funcionamiento de las bombas de circulación y de los compresores eléctricos y por lo que las emisiones de CO2 son muy inferiores al resto de sistemas tradicionales.