BIOMASA

Instalación y mantenimiento de calderas de Biomasa y calderas Condensación.

Calderas y estufas de pellets

La biomasa es toda sustancia orgánica renovable de origen vegetal o animal que es susceptible de ser utilizada como combustible para la producción de calor, carbón vegetal, biogás o alcohol. 
 
Generación Biomasa
 

La biomasa contribuye a la conservación del medioambiente, debido a que sus emisiones a la atmósfera son inferiores que las de los combustibles sólidos por su bajo contenido en azufre, nitrógeno y cloro. La mayor ventaja es el balance neutro de CO2, al cerrar el ciclo de carbono que comenzaron las plantas en su crecimiento. Por tanto, se puede decir que las emisiones de la biomasa no son contaminantes, ya que su composición es básicamente parte del CO2 captado por la planta origen de la biomasa, y vapor de agua. 
Ciclo Generación de la Biomasa


La biomasa de origen vegetal es la que mayor implantación está teniendo en la sociedad actual ya que permite gestionar residuos procedentes de podas agrícolas, limpieza de bosques, rastrojos... para que sean aprovechados y reutilizados como combustible, es decir, permite convertir un residuo en un recurso.

El uso de la biomasa tanto en calefacciones de viviendas unifamiliares como en calefacciones centralizadas de edificios permite obtener un ahorro superior al 10% si lo comparamos con el uso de combustibles fósiles como el gas o el gas-oil, pudiendo alcanzar mayores niveles de ahorro en función del tipo de biomasa utilizado, la localidad y el combustible fósil sustituido. 
 
Comparativa Coste Combustible
 
En la actualidad podemos afirmar que existe tecnología fiable y a costes competitivos que hacen de la biomasa un fuerte competidor del gas natural y los derivados del petróleo en cuanto a su utilización como combustible en sistemas de climatización (calor y frío):

VENTAJAS:
  • Las calderas de biomasa son respetuosas con el medio ambiente
  • No generan olores
  • No producen escapes peligrosos
  • Su operación y mantenimiento son sencillos ya que incorporan sistemas de control electrónico. Por ejemplo, el encendido puede realizarse manualmente o bien a distancia mediante un mensaje de teléfono móvil.
  • Existe una gran variedad de combustibles que podemos utilizar: astillas, pélets, serrín, corteza, residuos agroindustriales como los huesos de aceituna, cáscaras de frutos secos (almendra, piñón,…), poda de vid, poda de olivo, etc
  • Son de fácil limpieza: la limpieza de la caldera es totalmente automática, lo único que debe realizar el usuario es la retirada de las cenizas y dependiendo de la calidad del combustible utilizado y de la caldera, la generación de cenizas puede suponer hasta el 1% de la biomasa consumida, por lo que la retirada de las cenizas suele ser una tarea poco frecuente.
  • Tienen una larga vida útil debido a que ofrecen una gran resistencia al desgaste.
  • Son silenciosas al no necesitar un quemador que insufle aire a presión para pulverizar el combustible, como en el caso de las calderas de gasóleo.
  • Poseen un alto rendimiento energético: entre el 85-92%